”Lo ideal sería tener el corazón en el
cráneo y el cerebro en el pecho. Así,
pensaríamos con amor y amaríamos
con inteligencia”.